Categories
Articles (Spanish)

Dando Fruto Espiritual

Al crecer cuando era niña, tuve la suerte de ir a la granja de mis abuelos en Wisconsin. Cada primavera mi abuela plantaba un jardín. Aprendí cómo prepararía el suelo labrándolo y rompiendo el suelo duro para que pudiera recibir la semilla para producir un vegetal o fruta. Ella me dijo lo importante que es tratar el suelo adecuadamente, ya que afectaría la forma en que crece la semilla. Como el suelo está listo, la plantación ahora puede comenzar.

Al plantar las semillas, reunía dos estacas y colocaba una al principio de la fila y la otra al final. Luego ataría una cuerda sobre ellos como guía para asegurarse de que las filas fueran rectas al plantar. “Esto es importante”, dijo, porque las semillas no podrían cruzar germinar y contaminar la semilla original. Me recordó el versículo, “Tus ojos miren lo recto, y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.  Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos.  No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal” (Proverbios. 4:25-27).

“Tus ojos miren lo recto, y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal” (Proverbios. 4:25-27).

Después de que las semillas fueron plantadas y cubiertas con el mejor suelo, llegó el último paso: el riego. El agua es necesaria para abrir la cáscara exterior de la semilla para que pueda comenzar a germinar y echar raíces en el suelo para producir la cosecha. Con el sol, el agua y la extracción de las malas hierbas, pronto estuvo listo un cultivo.

Quería pintar un cuadro en tu mente porque así es cómo debemos plantar semillas en nuestro camino espiritual con el Señor. Estamos para preparar el suelo. Somos la tierra. “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.”(Génesis 2:7). Así que para obtener una comprensión espiritual, queremos mirar las Escrituras con una mirada más profunda. Jesús era judío y hablaba hebreo y en hebreo, cada palabra tiene carácter y función.

“Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.” (Lucas 8:11).

“Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír. Y sin parábolas no les hablaba; aunque a sus discípulos en particular les declaraba todo,” (Marcos 4:33-34).

“Abriré mi boca en proverbios; Hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos,” (Salmo 78:2). 

En el Diccionario Bíblico de Fausset, la palabra parábola es la palabra hebrea mashal y la palabra griega parabole. Una parábola se define como colocar una al lado de la otra o comparar verdades terrenales, expresadas, con verdades celestiales para ser entendidas.

También en el Diccionario Bíblico de Fausset, dice:

“Las parábolas, terrenales en forma celestial en espíritu, responden al carácter parabólico de Su propia manifestación. El propósito de Jesús al usar parábolas es judicial, así como didáctico, para discriminar entre lo descuidado y lo sincero.”

La Iglesia Primitiva enfatizó la importancia de las parábolas en las Escrituras. Estaban destinados a sombrear los misterios del reino de los cielos, y también tienen un doble propósito que se atribuye a Cristo mismo. Además, son necesarios para transmitir los misterios del reino.

En la semilla está el ADN, los genes y el carácter de lo que será esa planta o fruta. Si la semilla es la Palabra de Dios, ¿cuáles son características?

Si la semilla es la Palabra de Dios, ¿cuáles son características?

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.  Este era en el principio con Dios,” (Juan 1:1-2). Todo fue creado de Él, y todas las cosas ya estaban establecidas antes de que Él incluso comenzara a hablar y desvelar asuntos físicos.

Echemos un vistazo a estos frutos que el Señor quiere que produzcamos. “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley,” (Gálatas.5:22-23). Dos más, “porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad” (Efesios. 5:9). Uno más, ” Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.” (Hebreos. 13:15).

Amor
Alegria
Paz
De largo sufrimiento
Amabilidad
Bondad
Fidelidad
Mansedumbre
Autocontrol
Justicia
Verdad
Alabar

Antes de que podamos dar fruto, debemos convertirnos en un árbol. “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará,” (Salmos. 1:3).

Debemos convertirnos en el árbol de la vida donde llevamos el entendimiento correcto, el amor por Dios y Su revelación. La revelación de la verdad producirá frutos que provocarán una inversión del entendimiento equivocado. El amor de Dios no puede existir sin una revelación de Su Palabra.

En resumen, somos la tierra (buena tierra) que el Señor quiere plantar Su semilla (Palabra) en nosotros, que es la revelación (secretos y misterios) de Jesús. Cuando tenemos el entendimiento correcto y somos iluminados por la luz de Jesús, crecemos y damos fruto digno de arrepentimiento, que está alejándose y siguiendo las enseñanzas correctas.

Como un árbol da fruto continuamente, así son los hijos de Dios llamados a dar a luz y multiplicar el fruto del Espíritu dentro de nosotros. Pero sepa esto: la fruta debe ser probada. Si eres un árbol vivificante que lleva el buen fruto, eres el árbol de la vida en el jardín. Pero aquellos que dan malos frutos son cortados y arrojados al fuego. “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces,” (Mateo 7:15).

Por sus frutos los conoceréis.

“Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis,” (Mateo. 7:16-20). 

Asegurémonos de que nuestros frutos sean de Dios.

Referencias:
1. Todas las referencias de las Escrituras de las versiones de la Biblia  Reina-Valera 1960

Palabras Clave
Dando Fruto Espiritual
Definiciones de frutas
Parábola
Definición de parábola
Semilla
Significado de la semilla
Arboles
Significado de los árboles


Be the first to receive articles like this.


Comparte Ahora

Leave a Reply