Categories
Articles (Spanish) VOH Article

El Evangelismo

 El evangelismo en la forma más simple en compartir el mensaje y las enseñanzas de Jesús. Hay muchas maneras de evangelizar, ya sea que vaya de puerta en puerta o a través de un folleto. La predicación se puede hacer en cualquier lugar y no tiene que ser un sermón, pero a través del Espíritu del Señor, Él es capaz de darnos las palabras para hablar en el alma y el espíritu de alguien. El evangelismo se ve diferente a las personas individuales. No hay ninguna manera correcta ni incorrecta de difundir las buenas nuevas del Evangelio. El evangelismo surge con naturalidad cuando ama al SEÑOR y quiere mostrar a otros la belleza, la luz y la libertad dentro de las Escrituras y la naturaleza divina de Jesús.

         Jesús incluso allanó el camino para el evangelismo mientras iba de ciudad en ciudad hablando con la gente, abriendo sus ojos, partiendo el pan y sanándolos. “Más él les dijo: Que también a otras ciudades es necesario que anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto soy enviado.” (Lucas 4:43). Hay dos factores clave aquí:

1. Jesús dijo que debe “predicar” el reino de Dios

2. Fue enviado por el Padre

Predicar en griego significa anunciar buenas noticias, (evangelizar) especialmente el evangelio, declarar, un mensajero. También en griego, reino significa realeza, regla, un reino, reinado.

Juan 5:30

” No puedo yo hacer nada por mi mismo; según oigo, así juzgo; a mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.”

         Jesús salió con un mensaje declarando cómo funciona el reino, trayendo un entendimiento a aquellos que tenían ojos para ver y oídos para oír. Él les estaba dando una historia terrenal con un significado celestial para que pudieran entrar en la revelación de quién era Él, el Hijo de Dios que vino a traer a todos al arrepentimiento. El verdadero arrepentimiento es un cambio de estilo de vida, no meras palabras. Significa inspeccionar su propia alma, salir de su salvación con temor y temblor, morir a los deseos de esta carne y las preocupaciones de este mundo, y alejarse de todo y seguirlo. Esa es una vida entregada y una muerte completa para uno mismo.

Marcos 16:15-16

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio á toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado”.

         Evangelio en griego significa un buen mensaje, para anunciar buenas noticias, para mostrar. Es la naturaleza de Jesús. La Palabra de Dios declara que la predicación no es suficiente para llegar al corazón humano (aunque sea verdadero y digno de creencia), a menos un cierto poder sea impartido al orador de Dios [1].

         De Jerusalén, doce hombres salieron al mundo. Estos hombres ni tenían educación y ni tenían capacidad para hablar, pero por el poder de Dios, proclamaron a toda raza de hombres que fueron enviados por Cristo para enseñar la palabra de Dios a todos [2].

         Necesitamos que el Espíritu Santo venga y nos capacite para salir y hablar a aquellos que están hambrientos de la verdad y a aquellos que están perdidos y no están seguros de dónde ir. Necesitamos que el Espíritu Santo sea nuestro maestro y consejero porque no podemos hacer nada por nuestra propia voluntad, pero por la guía del Espíritu Santo, seremos efectivos para el reino de Dios. Los doce apóstoles caminaron en esa comprensión.

Hechos 1:8

” pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

         Después de que nuestro Señor resucitó de entre los muertos, los apóstoles fueron empoderados de lo alto cuando el Espíritu Santo descendió [sobre ellos]. Estaban completamente llenos y tenían un conocimiento perfecto. Partieron hasta los confines de la tierra, predicando las buenas noticias de las cosas buenas enviadas de Dios a nosotros [3]. No es por nuestra propia voluntad que convertiríamos un alma, sino por la verdad y el Espíritu del Señor. Él es quien nos da las palabras para hablar, que no edifique la carne, sino edifique el espíritu.

1 Corintios 2:11-12

“Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido  el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.”

         En el Nuevo Testamento, Mateo, Marcos, Lucas y Juan (también conocidos como los cuatro evangelios) como leímos anteriormente que el evangelio significaba un buen mensaje. Por lo tanto, vamos a echar un vistazo más de cerca de estos apóstoles. Cada uno tenía una personalidad o rasgo que Jesús sabía que ayudaría a promover el reino de Dios. Realmente sabían lo que era dejar todo y seguir a Jesús.

        Padre de la iglesia Primitiva, Orígenes, escribe:

“Con respecto a los cuatro Evangelios que sólo no están contradicho (la verdad no se discute ni se niega) en la iglesia de Dios bajo el cielo, he aprendido por tradición que el Evangelio según Mateo (que en un tiempo fue un recaudador de impuestos y luego un apóstol de Jesucristo) fue escrito primero. Lo compuso en lengua hebrea, y lo publicó para los conversos del Judaísmo. El segundo escrito fue que, según Marcos, quien lo escribió de acuerdo con las instrucciones de Pedro. Porque Pedro, en sus epístolas generales, reconoció a Marcos como hijo, al decir: ” La iglesia que es Babilonia, elegida junto con vosotros, os saluda. Y también lo hace Marcos, mi hijo”. Y tercero, fue el que, según Lucas, que compuso para los conversos de los gentiles. Este es el Evangelio elogiado por Pablo. Por último, hay uno según Juan” [4]. 

“También confiamos en las intenciones de los escritores del Evangelio, observando su piedad y conciencia (haciendo bien y a fondo el trabajo). Esto se manifiesta en sus escritos que no contienen nada espurio (ni falso), engañoso, falso o astuto… Soy de la opinión de que fue por esta cuenta que Jesús deseaba emplear a tales personas como maestros de sus doctrinas: que no podía haber motivos para ninguna sospecha de sofistería plausible (razonable) (razonamiento o argumentación sutilmente engañosa). Más bien, sería claro para todos los que fueran capaces de entender que el propósito incrédulo (inocente) de los escritores, marcado con gran simplicidad, se consideraba digno de ser acompañado por un poder más divino” [5].

Apocalipsis 4:6

Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás.

         “Las cuatro criaturas vivientes son los cuatro Evangelios… El león designa a Marcos, en quien se escucha la voz del león rugiendo en el desierto. Y en la figura de un hombre, Mateo se esfuerza para declararnos la genealogía de María, de quien Cristo se hizo carne… Por lo tanto, su anuncio establece la imagen de un hombre. Lucas, al narrar el sacerdocio de Zacarías mientras ofrecía un sacrificio por el pueblo, llevaba la semejanza de un ternero. Juan el evangelista es como un águila acelerando en las alas levantadas a mayores alturas. Porque él escribe acerca de la Palabra de Dios,” [6].

         El corazón de Jesús era que nadie pereciera y llegara a una comprensión más profunda de quién era Él. Su corazón es que nos amemos al Padre y los unos a los otros que seamos alegres en nuestras pruebas y perseveremos; que sacrificamos todas las preocupaciones y deseos de este mundo que caminemos en la verdad y que confiemos en él en todas las cosas; que veamos las Escrituras, no desde una interpretación literal y muerta, sino que las abramos y veamos los misterios y secretos ocultos que son descubiertos en la revelación de quien es El, el cual nos trae una transformación del alma. Los apóstoles tuvieron esa transformación y se convirtieron en los precursores del evangelismo. Escucharon el mandamiento de Jesús de salir y eso es lo que hicieron. Él nos está diciendo hoy que hagamos lo mismo. ¿Cómo lo conocerá el mundo si no les mostramos a Jesús? Seamos Su voz hoy.

Referencia:

Todas las referencias de las Escrituras son la versión de la Biblia Reina-Valera 1960.

1: Ori’genes (c.248, E), 4.573

2. Justino Mártiro (c.160, E), 1.175

3. Ireneo (c.180 E/W), 1.414

4. Ori’genes (c.245, E), 9.412

5. Ori’genes (c.248, E),4.480 

6. Victoriano (c.280, W), 7.348


Be the first to receive articles like this.


Share Now