Categories
Artículos VOH Artículos

La Confesión Verdadera, Más Que Palabras

“Las acciones hablan más que las palabras”, una frase que todos hemos escuchado antes, sin duda. Es decir, realmente puedes decir lo que uno cree a través de sus acciones. ¿Cómo se relaciona esto con nosotros como cristianos? Como cristiano, ¿es suficiente nuestra confesión verbal de Cristo, o la Palabra requiere más? ¿Qué es la verdadera confesión según las Escrituras y la Iglesia Primitiva?

En las Escrituras, Jesús dijo: “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 10:32) y Pablo escribió: “Que si confiesas con tu boca al Señor Jesús y crees en vuestro corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, seréis salvos” (Romanos 10:9) Esas instrucciones parecen sencillas: si confesamos a Jesús, recibiremos la salvación. ¡Simple! Sin embargo, si es así de simple, cómo es que en el Libro de Mateo, Jesús nos dice que no todos los que confiesan a Cristo se salvarán: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos . . .” (Mateo 7:21). ¿Está Jesús contradiciendo las Escrituras anteriores que citamos? Absolutamente no. Profundicemos más, para aclarar.

En nuestra cultura occidental entendemos la confesión como una declaración de creencia, a menudo verbal, sin embargo, en el entendimiento Oriental (Hebreo), (la cultura en la época de Jesús), entendían que la confesión significaba mucho más. En el idioma Hebreo, la palabra raíz para confesar es “yadah” y se escribe con las letras “yod”, “dalet”. En el Hebreo antiguo, cada letra tiene un significado. En el caso de “confesar” o “yadah”, la letra “yod” es la imagen de una mano, y “dalet” es la imagen de una puerta que permite entrar y salir de la tienda. Combinados, estos significan “movimientos de mano”. “La mano es la parte del cuerpo que permite al hombre realizar muchas obras.” (1) Por lo tanto, como vemos aquí, según el idioma Hebreo, la confesión tiene más que ver con obras que simplemente una declaración. ¿Te das cuenta de lo diferente que es la definición Hebrea a nuestra forma de pensar en inglés o occidental? Es tan importante que tengamos el entendimiento correcto de las palabras usadas en la Escritura.
Entendiendo esto ahora podemos preguntar, ¿esta definición Hebrea se suma con la Escritura? Seguro que sí. Leamos el resto del pasaje que citamos arriba, en Mateo:

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. (Mateo 7:21-23)

Jesús establece claramente que el factor definitorio para entrar en el Reino de los Cielos son aquellos que hacen la voluntad de Dios, también conocido como obras. ¡Por eso es imperativo que leamos todo el pasaje, de lo contrario podríamos haber perdido el factor crucial! Las personas a las que se refiere Jesús lo están confesando con sus declaraciones: “Señor, Señor”, pero les falta la confesión de sus acciones. Podríamos profundizar aún más en este pasaje porque el versículo 22 muestra que estas personas en realidad están haciendo algún tipo de trabajo y todavía no son recibidos por Jesús. Deje que ese sea un estudio para que profundice; un buen lugar para comenzar sería Gálatas 5: 16-24, donde Pablo explica que hay obras del Espíritu (buenas obras) y obras de la carne (obras muertas). También puede leer más sobre las buenas obras aquí.

¿Estaba de acuerdo la Iglesia Primitiva (primeros 300 años de la Iglesia) sobre lo que es la verdadera confesión? Absolutamente. El padre de la iglesia del primer siglo, Ignacio, discípulo de Juan el Revelador, escribió:

Es mejor para un hombre estar en silencio y ser cristiano, que hablar y no serlo. “El reino de Dios no está en la palabra, sino en el poder.” (1Co 4:20) Los hombres “creen con el corazón, y confiesan con la boca,” el uno “a la justicia,” el otro “a la salvación.” (Rom 10:10) Es bueno enseñar, si el que habla también actúa. Porque el que “hará y enseñará, será grande en el reino.” (Mat 5:19) Nuestro Señor y Dios, Jesucristo, el Hijo de Dios vivo, primero hizo y luego enseñó, como Lucas testifica, “cuya alabanza está en el Evangelio a través de todas las Iglesias”.” (2Co 8:18) (2)

Este extracto de la enseñanza de Ignacio confirma lo que ya hemos expuesto: que ser un verdadero cristiano se conoce por nuestras acciones. Ignacio nos recuerda la Escritura en Mateo 5:19 donde Jesús exhorta a los que enseñan, pero solo si sus acciones se alinean con lo que enseñan. Aquellos que confiesan no solo con su boca, sino con sus obras serán vistos como “grandes en el reino” según Jesús.

Justino Mártir (San Justino), Padre de la Iglesia Primitiva del siglo II, escribió lo siguiente:

“. . . buscamos la morada que está con Dios, el Padre y Creador de todo, y nos apresuramos a confesar nuestra fe, persuadido y convencido como somos ellos que se han mostrado a Dios por sus obras y que le siguieron, y le gustaba morar con Él donde no hay pecado para causar perturbación, puede obtener estas cosas. Esto, entonces, para hablar brevemente, es lo que esperamos y hemos aprendido de Cristo y sus enseñanzas. (3) 

Nuevamente, se confirma a través de Justino Mártir que la confesión de la fe es probada por las obras de los santos. Esto es lo que Jesús enseñó y la Iglesia Primitiva continuó enseñando. No hubo desviación de lo que Jesús enseñó que era realmente la verdadera confesión en los primeros 300 años de la Iglesia.

En el mundo, las acciones tienen más valor que las palabras, y vemos claramente que las Escrituras y la Iglesia Primitiva mantuvieron este principio. Para Dios, nuestras acciones (nuestras obras) son la prueba de nuestra confesión, que conduce a la salvación. Entendiendo que nuestra confesión es más que palabras, entonces es imperativo entender la distinción entre las obras de la carne y las obras del Espíritu. Apenas hemos arañado la superficie de lo que significa verdaderamente “confesar” a Cristo, por lo que puede ser un trampolín para sus estudios posteriores para profundizar en este tema. ¡Bendiciones!

REFERENCIAS

1. Léxico hebreo antiguo de la Biblia: H3034 ‘confesar’

2. Ignacio, Epístola a los Efesios, Cap. XV. — Exhortación a Confesar a Cristo tanto por el silencio como por la palabra [énfasis añadido]

3. Justino Mártir, Primera Apología, Cap. VIII. Los cristianos confiesan su fe en Dios [énfasis añadido]


Sé el primero en recibir artículos como este.


Comparte Ahora