Categories
Artículos VOH Artículos

La Sabiduría, Lo Principal

Recientemente, el Apóstol Michael habló de cómo lo visitó el Ángel de la Sabiduría. El ángel le dijo que ella estaba aquí para morar con nosotros, para impartir sabiduría Divina hasta que todo se cumpla para la manifestación inminente de la gloria de Dios.

Proverbios 4: 7-8 nos exhorta:

“La sabiduría es lo principal; Por tanto, adquiere sabiduría. Y en todo lo que obtengas, obtén comprensión. Exáltala y ella te promoverá; Ella te traerá honor cuando la abraces “.

Y Proverbios 3:35 declara audazmente:

“Los sabios heredarán la gloria, pero la vergüenza será la herencia de los necios”.

Proverbios 16:16 dice

“¡Cuánto mejor es adquirir sabiduría que el oro! Y adquirir entendimiento es preferible a la plata “.

Estas escrituras por sí mismas nos dicen que la sabiduría es de suma importancia y sin sabiduría no heredaremos la Gloria de Dios.

Al principio de la Biblia leemos en Éxodo 28 el relato de Dios instruyendo a Moisés acerca de las diversas vestimentas requeridas por el Sumo Sacerdote. Las vestiduras eran obligatorias y el Sumo Sacerdote debía usarlas para que no llevaran iniquidad y murieran (Éxodo 28:43). El comienzo del pasaje donde Dios instruye a Moisés dice:

“Entonces hablarás a todos los artesanos talentosos, a quienes he llenado del espíritu de sabiduría, para que hagan las vestiduras de Aarón, para consagrarlo y que me sirva como sacerdote”.

Éxodo 28: 3

La palabra para artesanos talentosos no se refiere solamente a alguien que es creativo. De hecho, en el idioma hebreo original estas palabras en realidad se refieren a aquellos que son “sabios de corazón”. (1) Así como el Sumo Sacerdote no podía entrar al Lugar Santísimo sin la vestimenta adecuada, incluyendo una túnica de lino fino (Éxodo 28:39), en el Libro del Apocalipsis, leemos la profecía de la Cena de las Bodas del Cordero, la Esposa de Cristo lleva la misma vestimenta que el Sumo Sacerdote debe usar: una vestidura de lino fino (Apocalipsis 19: 8). Sabemos que nosotros, la iglesia, somos la esposa de Cristo (2 Corintios 11: 2), así que si vamos a vestirnos simbólicamente con una túnica de lino fino (Apocalipsis 19: 8 nos dice que es simbólica, no literal), nuestro ‘vestido’ también debe estar hecho de sabiduría. En caso de que usted no esté convencido de que el manto del Sumo Sacerdote y el de la novia de Cristo sean lo mismo, 1 Pedro 2: 9 dice que somos un sacerdocio real, una nación santa. Hebreos 4:14 nos dice que Jesús es nuestro gran Sumo Sacerdote y Romanos 8:29 nos dice que Jesús es la primicia de muchos hermanos. Note arriba en Éxodo 28: 3 cómo Dios dice que solamente aquellos que estén llenos del espíritu de sabiduría pueden hacer las vestimentas de los Sumos Sacerdotes para Aarón. Así mismo, en el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo escribe a la iglesia de Colosenses lo siguiente:

“A Él lo predicamos, advirtiendo a todo hombre y enseñando a todo hombre con toda sabiduría, para que presentemos a todo hombre perfecto en Cristo Jesús”. (Colosenses 1:28).

Pablo está diciendo que su trabajo como apóstol, lleno de la sabiduría de Dios, es impartir esa sabiduría a sus estudiantes para llevarlos a la perfección. En 1 Corintios 4:15 Pablo escribe a la iglesia de Corinto:

“Porque, aunque tuvieras diez mil instructores en Cristo, no tienes muchos padres; porque en Cristo Jesús te engendré por el evangelio”.

Aquí nuevamente, el apóstol Pablo nos está dando otra pista de que él, un apóstol de Dios, puede dar a luz la naturaleza de Cristo en las almas de sus seguidores.

Orígenes de Alejandría, un padre de la Iglesia Primitiva del siglo III, confirma que Dios imparte sabiduría a los maestros que han sido dotados con la gracia de Dios. Efesios 3: 2 nos dice que estos maestros son los Apóstoles, a quienes se les ha otorgado la gracia de Dios para la iglesia:

Es una sana doctrina que el verdadero maestro de la virtud no puede ser un ser humano. “El que enseña sabiduría a los hombres”, como dice el Salmo (94: 10), no es otro que Dios. Dios enseña vertiendo luz en el alma del alumno e iluminando la mente con la luz verdadera, su propia PALABRA. Y aunque somos enseñados por hombres justos que han recibido la gracia de la enseñanza, todavía es el Señor quien nos enseña a través de ellos; la misma percepción que obtenemos y la apertura de nuestro corazón para recibir la enseñanza divina se logra mediante la gracia de Dios. (2)

Orígenes explica anteriormente que no son meros hombres los que pueden enseñar sabiduría (la sabiduría del hombre), sino solamente Dios, a través de Sus santas vasijas, quien imparte sabiduría a los oyentes. Aquí hay una confirmación adicional de Orígenes de que es el Sumo Sacerdote y, por lo tanto, los Apóstoles quienes imparten sabiduría:

Debemos notar la diferencia entre los sacerdotes inferiores y los oficios sacerdotales superiores. Los sacerdotes menores no reciben túnicas dobles, ni la “hombrera” [efod], ni la “coraza del oráculo”, ni el “turbante” (Levítico 8: 7-9), sino solamente “fajas” y “gorros”. para mantener su túnica en su lugar (Levítico 8: 13). Por lo tanto, reciben la gracia del sacerdocio y ejercen ese oficio, pero no de la manera que lo hace quien también está adornado con la “hombrera” y el “pectoral del oráculo”, resplandeciente de “manifestación y verdad” [el Urim y el Tumim], y adornado con el “plato de oro” y la “corona santa” (cf. Levítico 8: 7-9). Por eso considero que una cosa es que los sacerdotes ejerzan su oficio y otra cosa que estén equipados y adornados en todos los sentidos. Porque cualquiera puede realizar una ceremonia solemne para el pueblo; pero son pocos los que están adornados con buenas costumbres, instruidos en doctrina, formados en sabiduría y verdaderamente capacitados para representar la verdad. . .  Por tanto, el nombre del sacerdocio es uno; pero el mérito que acompaña a una vida meritoria o las virtudes del alma no es uno. (3)

El apóstol Pablo, a la iglesia de Corinto, escribe:

Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que son maduros, pero no la sabiduría de esta época, ni la de los gobernantes de esta época que están llegando a la nada .Pero hablamos la sabiduría de Dios en un misterio, la sabiduría oculta que Dios ordenó antes de los siglos para nuestra gloria ,que ninguno de los gobernantes de esta época conocía; porque si lo hubieran sabido, no habrían crucificado al Señor de la gloria. Pero como está escrito: “EL OJO NO HA VISTO, NI EL OÍDO OYÓ, NI HAN ENTRADO EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE LAS COSAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN” .Pero Dios nos las ha revelado a través de su Espíritu. Porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. (1 Corintios 2: 6-10)

El apóstol Pablo afirma que él enseña sabiduría, pero diferencia entre dos tipos de sabiduría: la sabiduría de los maestros de este mundo, versus la sabiduría divina de Dios. Además, le dice a la iglesia que la sabiduría que predica está en los misterios, o en  un entendimiento más profundo de la Palabra de Dios, en oposición a la letra, la cual es simplemente el significado literal de las escrituras. Él escribe que solamente a aquellos que son maduros es a quienes les habla esta sabiduría Divina de los misterios de las Escrituras, y agrega que es esta sabiduría que viene con la comprensión más profunda de la Palabra de Dios la que nos lleva a la gloria.

Acerca de la escritura de 1 Corintios arriba, específicamente el versículo 10, Clemente de Alejandría nos ilumina diciendo:

Los que poseen el Espíritu buscan las cosas profundas de Dios, es decir, los secretos ocultos que rodean la profecía. (4)

Clemente de Alejandría confirma que los Apóstoles enseñan el significado más profundo de las Escrituras, a través del Espíritu Santo quien es el maestro y consejero de las cosas ocultas. A través de este entendimiento podemos ver que la sabiduría que necesitamos buscar se encuentra en los misterios de la Palabra de Dios. No podemos decir que tenemos sabiduría si solo entendemos la Biblia al pie de la letra.

 Ireneo, un padre de la Iglesia Primitiva del siglo II, escribió lo siguiente:

 El verdadero conocimiento, entonces, consiste en la comprensión de Cristo, que Pablo llama la sabiduría de Dios escondida en un misterio que “el hombre natural no recibe” (1 Corintios 2:14).la doctrina de la cruz; de los cuales si alguno “prueba” (1Pedro 2: 3) no accederá a las disputas y sutilezas de hombres orgullosos y engreídos (1Timoteo 6: 4, 1Timoteo 6: 5) que se ocupan de asuntos de los cuales ellos no tienen percepción. (Colosenses 2:18) Porque la verdad es sencilla; y “cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón” (Romanos 10: 8; Deuteronomio 30:14), como declara el mismo apóstol, ésta siendo fácil de comprender para los obedientes. Porque nos vuelve semejantes a Cristo, si experimentamos “el poder de su resurrección y la comunión de sus sufrimientos”. (Filipenses 3:10.) Porque esta es la afinidad de la enseñanza apostólica y la santísima “fe que nos ha sido entregada” (Judas 1: 3) que los ignorantes reciben, y los de conocimiento escaso han enseñado, no “atendiendo a genealogías interminables.” (1 Timoteo 1: 4), sino más bien estudiando [para observar] un curso de vida directo; no sea que, habiendo sido privados del Espíritu Divino, no puedan alcanzar el reino de los cielos. Porque verdaderamente lo primero es negarse a sí mismo y seguir a Cristo; y los que hacen esto son llevados hacia adelante a la perfección, habiendo cumplido toda la voluntad de su Maestro, convirtiéndose en hijos de Dios por regeneración espiritual, y herederos del reino de los cielos; los que buscan cuál primero no serán abandonados. . . Aquellos que se han familiarizado con las constituciones secundarias (es decir, bajo Cristo) de los apóstoles, saben que el Señor instituyó una nueva oblación (ofrenda) en el nuevo pacto, según [la declaración de] el profeta Malaquías. Porque “desde que sale el sol hasta que se pone mi nombre es glorificado entre las naciones, y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y sacrificio puro”; (Malaquías 1:11) como Juan también declara en el Apocalipsis: “El incienso son las oraciones de los santos”. Por otra parte, Pablo nos exhorta a “presentar nuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio razonable”. (Romanos 12: 1) Y nuevamente, “Ofrezcamos el sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios”. (Hebreos 13:15) Ahora bien, esas ofrendas no son conforme a la ley, cuya letra el Señor quitó de en medio al anularla; (Colosenses 2:14) pero son según el Espíritu, porque debemos adorar a Dios “en espíritu y en verdad”. (Juan 4:24.) Y, por tanto, la oblación de la Eucaristía no es carnal, sino espiritual; y en este sentido es pura. Porque hacemos una ofrenda a Dios del pan y la copa de la bendición, dándole gracias porque ha ordenado a la tierra que produzca estos frutos para nuestro sustento. Y luego, cuando hayamos perfeccionado la oblación invocamos al Espíritu Santo para que exhiba este sacrificio, tanto el pan del cuerpo de Cristo, como la copa, la sangre de Cristo, para que los receptores de estos antitipos obtengan remisión de pecados y vida eterna. Entonces, aquellas personas que realicen estas oblaciones en memoria del Señor, no se unirán a las opiniones judías, sino que, al realizar el servicio de una manera espiritual, serán llamados hijos de sabiduría. (5) 

Ireneo confirma que la verdadera comprensión de la Palabra de Dios se encuentra en los misterios, como escribió el apóstol Pablo anteriormente. Realmente enfatiza que debemos caminar en el espíritu versus la naturaleza carnal (consulte 1 Corintios 3: 1-4). Afirma que llegaremos a ser como Cristo si también tenemos la naturaleza de la resurrección en nosotros mismos, que viene al pasar espiritualmente por los sufrimientos que Cristo también soportó, rindiendo nuestra vida, nuestros deseos y anhelos y resucitando en la naturaleza de Cristo. Ireneo enfatiza que debemos experimentar el poder de la resurrección, no solamente escuchar acerca de ella. Continúa explicando que los sacrificios no se terminaron en la cruz, sino que deben ser entendidos y puestos en práctica espiritualmente, no naturalmente, por todos los que se llaman a sí mismos discípulos de Cristo. Aquellos que caminan en el espíritu ofreciendo sus vidas como sacrificio son dignos del reino de los cielos y por eso son llamados hijos de sabiduría.

Como descubrimos anteriormente, el espíritu enseña los misterios del reino, a través de la gracia de Dios a los Apóstoles, lo cual es sabiduría de Dios. Un verdadero Apóstol es aquel que está dotado con esta gracia para impartir esa sabiduría a nuestras almas y darnos a luz en el Reino de Dios y en la gloria. Leímos anteriormente que la sabiduría divina de Dios es una necesidad absoluta para nuestro caminar y sin ella no heredaremos la gloria de Dios. No hay término medio con esto: nos volvemos tontos a los ojos de Dios si no recibimos la gracia de un verdadero Apóstol ni caminamos con sabiduría. Luchemos hacia la meta como un solo cuerpo, unidos en la visión con el Apóstol Michael y la sabiduría que se nos ha otorgado en esta temporada.

REFERENCIAS:

(1) Diccionario de la Biblia de Strong: “dotados” (H2450) y “artesanos” (H3820)

(2) Orígenes- Fragmentos de Job

(3) Orígenes – Homilía de Levítico 6, Capítulo 6

(4) Clemente-Stromata, Libro 2, Capítulo 2

(5) Ireneo- Vol 1, Fragmentos, Cap XXXVI y XXXVII



Compartir Ahora