Categories
Articles (Spanish)

Liberación

Al entrar en este próximo cambio, el Señor continúa resaltando uno de los elementos más críticos para una completa sanidad y restauración interna: la liberación.  Según lo definido por el diccionario Webster, la liberación es libertad o rescate (1), lo que indica que no ser liberado resulta en esclavitud o peligro. Cuando somos llamados a caminar en el espíritu de la libertad del Señor (2 Corintios 3:17), se requiere la liberación para que lo hagamos.

Un fundamento clave en el ministerio de la liberación es confrontar áreas de falta de perdón hacia nosotros mismos y hacia los demás, a fin de ser liberados o rescatados de la carga de no perdonar. La falta de perdón no es un espíritu o fruto del Señor, y de hecho es lo opuesto a Su naturaleza, por lo que no se alinea con Sus características (frutos espirituales). Según el Apóstol Pedro, la falta de perdón es una mancha en nuestra alma que debe ser removida (1 Pedro 1:19), para que seamos santificados al Señor (Efesios 5:27). 

a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha.
Efesios 5:27

En el pensamiento hebreo, una mancha es simbólica del pecado, y también se puede explicar como ‘no acertando al tiro al blanco’, con el blanco o la marca que son las características del Señor (Su Palabra/Ley). Si nuestro objetivo es ser como nuestro Padre Celestial (Mateo 5:48), pero tenemos características que no encarnamos (es decir, sin- perdón), tenemos pecado en nuestra vida o ‘no acertamos al tiro al blanco’.

Para obtener la sabiduría y el conocimiento del Señor, para ejemplificar Su naturaleza, debemos tener un entendimiento correcto (que es la justicia o el buen juicio) de quién El es y lo que El nos ha creado para ser, a través de Su Palabra. La justicia sólo puede obtenerse por medio de la comprensión de la Palabra del Señor (Gálatas 2:21) y creyendo en ella (Filipenses 3:9). El Apóstol Pablo escribe en Efesios 5:26 “para que pueda santificarla y limpiarla con el lavado de agua por la palabra,” por lo tanto, es por Su Palabra que somos lavados de nuestro pecado y podemos alcanzar Su sabiduría. Recibiendo el lavado de la Palabra y santificándonos, es el proceso de eliminar las manchas y arrugas provenientes de nuestra alma. 

Las manchas o imperfecciones, pueden ser profundamente arraigadas en el alma por lo imperdonable

Las manchas o imperfecciones, pueden ser profundamente arraigadas en el alma por lo imperdonable, y luego pueden ser enmascaradas por muchas características diferentes con el fin de ocultar la fuente del dolor o de la herida. Por ejemplo, un niño pequeño, estando a solas con alguien en quien confía, es tocado inapropiadamente e incapaz de defenderse.  El niño no entiende por qué le ha pasado esto, ya que es inocente, impresionable e inmaduro. Eventualmente, el niño llega a un acuerdo con la idea de que hay algo malo con el, y que el incidente que ocurrió es su propia culpa (no la del perpetrador). Debido a la vergüenza y el miedo, el niño no le dice a nadie lo que le sucedió y lleva esta falta de perdón hacia sí mismo y el perpetrador durante años, incluso décadas. Luego crecen para ser un adulto que tiene problemas de inseguridad y falta de confianza, atributos de una herida profundamente arraigada o dolor que recibieron cuando era un niño pequeño. La persona no piensa en ese incidente todos los días o en lo absoluto. Sin embargo es algo que está profundamente arraigado dentro de ellos e injertado en sus almas. Tiene que haber un lavado, una limpieza y un desarraigo por medio del agua de la Palabra, para traer la sanación interior que esta persona necesita, liberándola así de la esclavitud de la falta de perdón. 

Tiene que haber un lavado, una limpieza y un desarraigo por medio del agua de la Palabra, para traer la sanación interior que esta persona necesita, liberándola así de la esclavitud de la falta de perdón. 

Debido a que no luchamos contra carne ni sangre (Efesios 6:12), debemos entender que el perpetrador o individuo que causó el daño o la herida, pudo haber sido herido él  mismo (que a menudo es el caso). No debemos mirar la apariencia externa de las personas y debemos entender que todo lo que experimentamos es una batalla espiritual. Las acciones de la persona son un atributo del malentendido interno (injusticia) de Dios, y de quien las cometió, y puede ser un síntoma que proporcione una imagen clara de una imperfección o imperfección dentro de su alma.

A medida que aprendemos a perdonar como Cristo también perdonó (Efesios 4:31), comenzamos a recibir una sanación interior y para perdonar a los demás, primero debemos perdonarnos a nosotros mismos (Marcos 11:26).

La liberación es una autoridad que el Señor nos ha otorgado para liberar a los demás del enredo de la falta de perdón y la esclavitud (Gálatas 5:1). Para tener esta autoridad y un ministerio de liberación, debe haber un proceso experiencial; debemos caminar a través, o experimentar algo, con el fin de tener el poder para guiar a los demás a través de la misma con éxito. Al superar la falta de perdón, hemos ganado autoridad en este ámbito y podemos guiar a otra persona a través del mismo proceso de liberación, lo que resulta en su libertad del pecado.  Por lo tanto, para ayudar a llevar la sanación a los demás con el poder y la autoridad de Cristo, primero debemos ser sanados. Podemos lograr esta sanación aprendiendo la comprensión espiritual de la Palabra del Señor (2 Corintios 3:6) y por medio de nuestra intimidad con El (una relación personal con el Señor).

Podemos lograr esta sanación aprendiendo la comprensión espiritual de la Palabra del Señor (2 Corintios 3:6) y por medio de nuestra intimidad con El.

Nuestro razonamiento y nuestros deseos carnales, disminuyen al ponerlo por encima de todo a El. Esto viene por la obediencia y la respuesta al llamado y al propósito de nuestra vida y comprendiendo el entendimiento correcto de quién es el Señor en nosotros.

Al estar preparandonos en los secretos del Reino, los entendimientos morales y espirituales de la Palabra del Señor obran de la mano. Mediante este proceso de liberación y discipulado, cortamos y destruimos la barrera y la fuerza del enemigo, sólo impartiendo la fuerza y la riqueza (de Su Palabra) que destruye los falsos entendimientos que vienen contra el Señor y el Salvador en nosotros. ¡Esta sabiduría oculta injertada, aporta poder y autoridad para restaurar, renovar y LIBERAR!

References:
1.    Diccionario Webster https://www.merriam-webster.com/dictionary/deliverance?src=search-dict-hed
2.    Todas las referencias de las escrituras: de la Nueva versión de King James (en español de la versión Reina Valera)



Share Now