Categories
Articles VOH Article

Liderazgo Femenino en la Iglesia – ¿Qué tiene que ver el Género con eso?

¿Es acaso la Biblia un documento opresivo escrito por hombres, de una era patriarcal? Muchos eruditos modernos creen que la Biblia refuerza el estatus subordinado de las mujeres. Pero, ¿cómo veían  los escritores y maestros originales del texto antiguo los diferentes roles de género?

Estamos viviendo en una época de desarrollo radical de movimientos sociales y políticos que tienen como objetivo redefinir y cambiar las ideologías detrás de la desigualdad de los sexos. Estos movimientos han proyectado una mayor atención en la iglesia y han llamado a cuestionar si la percepción y el papel de las mujeres en la iglesia de hoy es como Dios pretendía que fuera. El movimiento #metoo ha dado a luz a #churchtoo y #catholictoo, dos movimientos que están “dedicados a registrar las experiencias de las mujeres en estructuras eclesiásticas dominadas por hombres.” [1]

A medida que se extiende este gran grito de liberación de la población femenina, debemos preguntarnos si dar conciencia a las figuras bíblicas femeninas es realmente suficiente para cambiar la percepción de las mujeres en la iglesia de hoy. La respuesta no es simplemente celebrar las acciones y obras honorables de las mujeres líderes de la biblia.  Debemos reevaluar nuestra interpretación de las escrituras y cuestionar cómo estas mujeres incluso, fueron permitidas a liderar a pesar de las limitaciones percibidas en ellas en su tiempo.

Las matriarcas fundadoras en la Biblia, son nombradas como profetisas, jueces, maestras, reinas y heroínas. Aunque las mujeres en los tiempos bíblicos antiguos estaban bajo la autoridad de un hombre y sujetas a estrictas leyes rituales y morales, encontramos mujeres como Débora  y Hulda que fueron utilizadas por Dios y que rompieron estas “limitaciones sociales” para hacerlo.

El libro de los Jueces presenta a Débora como una profeta de Dios y una jueza de Israel. La canción de Débora que se encuentra en Jueces 5:2-31 celebra la victoria militar ayudada por dos mujeres: Déboray Jael. Hulda también fue considerada como una profeta que habló la palabra de Dios directamente a los sumos sacerdotes y funcionarios reales. Cuando el rey Josías escuchó el Libro de la ley en 2 Reyes 13, rasgó sus ropas en apuros y convocó a su sacerdote y a los funcionarios más cercanos a “inquirir del Señor.” Inmediatamente fueron a Hulda la profetisa para escuchar al Señor.

Claramente Dios confió tanto a mujeres como a varones para traer Su voluntad a la fruición en el Antiguo Testamento.

Claramente Dios confió tanto a mujeres como a varones para traer Su voluntad a la fruición en el Antiguo Testamento. Pero ¿qué piensas acerca del Nuevo Testamento? Hay varios relatos de Jesús rompiendo las normas sociales con respecto a las mujeres tanto en dar,  como de recibir de ellas dentro de el ministerio.. Los primeros testigos y evangelistas de Su resurrección fueron mujeres. Muchos de los discípulos de Jesús no creyeron su relato y más tarde fueron avergonzados y reprendidos por Jesús por sus dudas e incredulidades (Marcos 16:14).

Marcos 16:9-11 “Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. Yendo ella, lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando. Ellos, cuando oyeron que vivía y que había sido visto por ella, no lo creyeron.” [2]

Nuestra esperanza eterna se apoya en la autenticidad de la resurrección de Jesús. 1 Corintios 15:17  “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: aún estáis en vuestros pecados!” [2]

Entonces, ¿por qué Jesús confiaría el testimonio más importante de la fe a las mujeres si realmente las veía poco confiables?

La iglesia tiene la responsabilidad monumental de interpretar correctamente las Escrituras.

La iglesia tiene la responsabilidad monumental de interpretar correctamente las Escrituras. Las interpretaciones equivocadas de las Escrituras han tenido efectos de larga duración y perjudiciales que no sólo afectan a las mujeres en la iglesia hoy en día, sino también en el cuerpo de Cristo en su totalidad.

Hay innumerables contradicciones dentro del Antiguo y Nuevo Testamento cuando la Biblia es entendida e interpretada por el valor nominal. Si volvemos a la comprensión de la Escritura que fue revelada por Jesús y que se llevó a cabo a través de la iglesia primitiva, encontramos una comprensión unida del lenguaje simbólico usado en la Escritura.

El padre Orígenes de la iglesia primitiva, es una de las figuras más influyentes en la apologética y el ascetismo cristiano temprano y es considerado como uno de los teólogos cristianos más importantes de todos los tiempos. Orígenes tenía esto que decir sobre la creación del hombre y de la mujer:

“Pero veamos también alegóricamente cómo el hombre, hecho a imagen de Dios, es hombre y mujer. Nuestro hombre interior consiste en espíritu y alma. Se dice que el espíritu es masculino; el alma puede ser llamada femenina.” [3]

Se dice que el espíritu es masculino; el alma puede ser llamada femenina

Orígenes

Orígenes explica cómo todos los seres humanos tienen tanto el lado masculino (espíritu) y femenino (alma) dentro de sí mismos. La separación de Eva de Adán no estaba representando una separación física de géneros sino la diferencia entre el alma y el espíritu dentro de cada ser.

Dios también se revela como masculino y femenino en carácter. La sabiduría es representada como una mujer. Proverbios 1:20-21  “La sabiduría clama en las calles, alza su voz en las plazas; Clama en los principales lugares de reunión,  a la entrada de las puertas de la ciudad dice sus razones,”[2].  El Espíritu Santo es representado como un masculino. Juan 14:26 “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que Yyo os he dicho.” [2]

En Génesis  17:1, Dios le dijo a Abram, “Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de Mí y sé perfecto.”  El nombre El Shaddai se tradujo por los sabios judíos como ” “uno con muchos pechos”, lo que indica suficiencia y nutrición. Esto revela otra faceta del carácter de Dios como una madre que nutre, sostiene y ama a sus hijos.
Otro lugar donde se encuentra que el género es simbólico es cuando Dios le dijo a Abraham que cada varón debía ser circuncidado para entrar en un pacto eterno con el Señor. Si esta circuncisión fuera exclusivamente física, esto excluiría a todas las mujeres de este pacto. La Circuncisión se definió en el diccionario griego de Thayer como “la extinción de las pasiones y la eliminación de la impureza espiritual”. [4]

La Circuncisión se definió en el diccionario griego de Thayer como “la extinción de las pasiones y la eliminación de la impureza espiritual”.

Jeremías 4:4 revela más a fondo que esta circuncisión hablaba simbólicamente del estado de nuestro corazón. “Circuncidaos para Jehová, quitad el prepucio de vuestro corazón,”

Esto es después de todo el lugar donde Dios escribirá Su Ley. Hebreos 10:15-17  “Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Pondré Mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré,  “añade:  Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.” [2]  

Pablo dijo en Gálatas 3:28-29  “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa.” [2]  

Independientemente de nuestro género, Dios creó tanto hombre como mujer para reflejar por igual las diferentes facetas de Su imagen.

Independientemente de nuestro género, Dios creó tanto hombre como mujer para reflejar por igual las diferentes facetas de Su imagen. Finalmente, Orígenes hace la distinción de que Dios no se refleja en nuestra carne humana, sino en nuestro espíritu porque  Él es sin cuerpo.

“Pero es nuestro hombre interior, invisible, incorpóreo, incorruptible e inmortal, que está hecho ‘según la imagen de Dios’. Porque es en tales cualidades que la imagen de Dios se entiende más correctamente. Pero si alguien asume que este hombre que está hecho “a imagen y semejanza de Dios” está hecho de carne, parecerá representar a Dios mismo como hecho de carne y en forma humana. Es claramente impío pensar así acerca de Dios.” [3]

Referencias:
1. ¿Era Jesucristo un feminista? Por Brian Bethune 29 de marzo de 2018, (https://www.macleans.ca/society/was-jesus-christ-a-feminist/.) 

2.La Santa Biblia: Reina-Valera 1995 (RVR1995). 

3. Orígenes  Homilía de Génesis I (pág. 68) 

4. Léxico griego-inglés de Thayer

Keywords:
#churchtoo
#catholictoo
La igualdad
Feminismo
Mujeres en la iglesia
Liderazgo femenino
Roles de género


Sé el primero en recibir artículos como este.


Comparte Ahora