Categories
Articles Articles (Spanish)

Los dichos duros de Jesús

En estos días, la iglesia contemporánea y el cristianismo creen que Jesús vino sólo para mostrar amor sin corrección. Ellos creen en un “Jesús suave” que ni vino a ofender para llevar a todos al arrepentimiento. La mayoría de los cristianos creen en un evangelio de “una vez salvo, siempre salvo” y piensan que no necesitan cambiar su forma de pensar o estilo de vida. Pero si realmente entendiéramos lo que es el verdadero Amor, entonces la iglesia estaría predicando la corrección y no nos ofenderíamos cuando la verdad se presentase para transformar nuestras mentalidades mundanas. ¿Por qué es que la gente piensa que pueden salirse con la suya y vivir sus vidas en cualquiera manera que quieren, lo que claramente contradice la Biblia, y todavía creen que serían dignos de Jesús (Ref. Mateo 10:35)? Jesús vino y incitó contienda y puso al hombre en contra de padre e hija y contra de madre (Ref. Mateo 10:35). La mayoría de los “cristianos” contemporáneos hoy en día piensan que ser cristiano es simplemente ser un seguidor de Cristo. Pero las escrituras esbozan y refutan estas teorías.

La Escritura dice que el perdón del Señor es bueno y abundante en amor a los que le llaman (Ref. Salmos 86:5). Entonces, ¿qué significa llamar a Él? La palabra llamada en la Biblia del Antiguo Léxico Hebreo se define como Reunirse para encontrarse.  El diccionario Merriam Webster define la palabra encuentro como entrar en la presencia de alguien. Qué maravilloso es saber que cuando venimos a Su presencia nos encontramos con Él y le llamamos. Vemos que podemos estar en un lugar de hacernos más y más como Él, siendo transformados a Su imagen, y quienes Él nos creó para ser por estar en Su presencia. Esto se probó en 1 John 3:2, donde el Apóstol Juan dice que cuando lo encontremos, seremos como Él, porque le veremos tal como Él es. Esta escritura sola refuta la creencia del cristianismo contemporáneo de vivir sus vidas de cualquiera manera que ellos eligen y seguir sus deseos carnales y mundanos en la vida. El Señor dice que sólo hay un camino al Padre al hablar a los que salieron a su encuentro todos los días (Ref. Juan 14:6). La siguiente escritura retrata a Jesús reprendiendo a Su discípulo, Felipe, por no conocerlo incluso después de estar en Su presencia por tanto tiempo (Ref. Juan 14:7). Felipe no estaba viendo a Jesús tal como Él es. Felipe todavía estaba velado. Jesús fue contundente aquí con Felipe para que se arrepintiera (cambiar su forma de pensar), con respecto a cómo vio y consideró a Jesús. Felipe pasó su tiempo en la presencia de Jesús de modo inapropiado y Jesús lo reprendió con el poder de llevar a Felipe al arrepentimiento. Jesús no doró la píldoray  no se andaba con rodeos. Trajo la corrección con la verdad donde era debida la corrección. Eso es amor verdadero. Ese es el amor de la Biblia.

Una vez que puede reconocer cómo Jesús trajo la corrección y la verdad, puede identificar y ver un patrón. Trajo parábolas y dichos que a veces eran un trago amargo. Pero la verdad no siempre aparece envuelta en una caja brillante y destellante con una cinta encima. Jesús se ha pronunciado en contra a los fariseos religiosos en Su tiempo e incluso los expuso en sus propios hogares (Ref. Lucas 11:37). Si usted reconoce el patrón aquí estos fariseos son nuestros “cristianos” contemporáneos religiosos . Aún aquellos que leen, estudian la Biblia y se gradúan de colegios bíblicos. Están lavando el exterior de la copa (sus apariencias externas), pero el hombre interior (su carácter) no está cambiando. El hombre interior está pereciendo y se queda el mismo; teniendo los mismos pensamientos y deseos mundanos antes de encontrar a Cristo. Nunca están siendo transformados por renovar sus mentes (Ref. Romanos 12:2). Esta es la misma situación que tenemos en nuestras iglesias convencionales hoy en día. Ellos saben la Escritura, y aún pueden ser capaces de recitarla una y otra vez, pero no han tenido una revelación de quién es realmente la Palabra. Todavía está velado para ellos aunque esté justo frente a ellos, así como Felipe estaba todavía velado para ver al Padre en Jesús después de estar en Su presencia por tanto tiempo. Estos maestros, pastores y profetas que dicen conocer el camino son los ciegos guiando a otros ciegos (Ref. Mateo 15:14). Ellos no pueden ver más allá del valor literal de la Palabra.

Jesús reprendió a los fariseos en esta situación exacta en Su día diciendo

“!!Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis.”

(Ref. Luke 11:52).

Otro gran ejemplo se puede ver en Lucas 6:46. Aquí, hay gente llamando al Señor y Él responde con una pregunta de

“¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

Hay gente aquí que Él está describiendo. Note, ellos lo llaman Señor. Esta gente no es del mundo. El mundo no lo llama Señor. Esta es la iglesia; aquellos que realmente no lo ven por tal quien Él es. Ellos no hacen la voluntad del Padre en el cielo. Cuando esta misma historia se presenta de nuevo en Mateo 7:21-23, Jesús nos dice exactamente lo que le sucede a este tipo de personas. Él directamente, sin rodeos, y con sinceridad explica cómo ellos se apartarán de Su presencia. Y Él es luz y en Él no hay oscuridad (Ref. 1 Juan 1:5), por lo tanto, esas personas serán echados a las tinieblas de afuera, donde no hay luz en la separación de Dios. Estas son sólo algunas de las muchas verdades que son traídas por el Señor en un esfuerzo por llevar a un pueblo al arrepentimiento (Ref. 2 Timoteo 2:25).

Entonces, ¿cómo podemos arrepentirnos y convertirnos en un verdadero cristiano? Jesús dice que si lo amamos, obedeceremos Sus mandamientos (Ref. Lucas 6:46). Sus mandamientos no son sólo una lista de cosas que hacer y no hacer. Son la misma naturaleza y carácter de quién es Él y quién quiere que seamos. Ellos son la meta o la diana que todos debemos apuntar y golpear la marca. El Señor nunca predicó un evangelio de “una vez salvo siempre salvo”. Él dice que debemos tomar nuestra cruz diariamente y seguirlo (Ref. Lucas 9:23). Debemos dejar nuestros propios deseos y entendimientos naturales de quién es Él y permitir que Cristo viva dentro de nosotros (Ref. Efesios 3:17). A teología de “una vez salvada siempre salva”, no nos requeriría ser diligentes en hacer nuestra llamada y elección segura como se habla en 2 Pedro 1:10. Entonces, ¿es el Señor un mentiroso o la teología de la corriente principal iglesia equivocada y faltando la marca? Aunque los dichos de Jesús pueden ser difíciles de recibir, es la verdad. Él es la verdad. Debemos estar recibiendo todo lo que Él es y no sólo escoger y elegir lo que se adapte mejor a nuestra vida. Él nos ha llamado a Su presencia y que parezcamos  más a Él (Ref. Génesis 1:27). De gloria en gloria debemos ser transformados (Ref. 2 Corintios 3:18) con el entendimiento y visión sin velo de quién es a través de Su Palabra.

Referencias:

  • RVR1960 Escrituras Bíblicas
  • Diccionario Bíblico Antiguo Léxico Hebreo
  • Diccionario Merriam Webster


Compartir Ahora