Categories
Artículos VOH Artículos

Permanece Fiel en Medio de las Pruebas

Mi-entra sigue las pisadas de la fe, estás destinado a encontrarte con una prueba o prueba espiritual. El apóstol Pedro aborda esto en 1 Pedro 1:7 como él dice, “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo…” Él nos muestra que nuestra fe debe ser probada para mostrar nuestra fe es genuina.

Una prueba espiritual se define como una situación de vida que Dios presenta y está destinada a probar el carácter moral individual de una persona y la obediencia a las Leyes de Dios. La fe se define en www.rae.es como Confianzabuen concepto que se tiene de alguien o de algo.

En Hebreos 11, también llamado el salón de la fe, la palabra nos dice que “es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos”.

Cristo muestra en Mateo 25:23 que cuando no somos fieles en asuntos triviales, no se espera que seamos fieles cuando enfrentamos asuntos más grandes. Nuestra fidelidad se pone a prueba diariamente y en cada momento de nuestras vidas. Esté es un pequeño ejemplo de lo grande que es Dios. Él nos da varias oportunidades para demostrar que somos fieles, y es en estos tiempos que Cristo puede hacer una aparición. Una y otra vez, se nos presenta la opción de superar las dificultades y pruebas. Estas pruebas son únicas para nosotros y específicas para nuestras situaciones. Dios no nos pone en situaciones que no podemos superar. Él siempre nos proporciona una salida de la prueba y está con nosotros a través de todo (1 Corintios 10:12-13). No estamos hechos para ser gente común, sino una generación elegida, un sacerdocio real (1 Pedro 2:9) que pueden superar y dominar la situación.

No estamos hechos para ser gente común, sino una generación elegida, un sacerdocio real (1 Pedro 2:9) que pueden superar y dominar la situación.

Cuando nos llevaron a una prueba/dificultad, nuestro primer pensamiento es generalmente cómo salir de él. Lo que realmente debemos estar preguntando a Dios es lo que Él quiere mostrarnos y lo que debemos aprender a través de la prueba. Si lo único que estamos tratando de hacer es salir de la situación, entonces no estamos experienciando lo que Dios nos ha dado. Si usted mira en profundidad, cuando tratamos de salir de la situación, este va en contra de Dios en rebelión (Hebreos 3:12). Por lo tanto, cuando somos rebeldes o tratamos de apartarnos de lo que Dios ha permitido, entonces no permanecemos fieles a nuestro Padre Celestial. Somos el pueblo de Dios y existemos para glorificar a nuestro Padre Celestial. (Mateo 5:16) y ser fieles en todas las circunstancias y no sólo en aquellas que son cómodas y agradables para nosotros.

A lo largo del Nuevo y del Antiguo Testamento vemos grandes ejemplos de ser probado el pueblo de Dios.. En el Antiguo Testamento, Abraham fue probado con su querido hijo. Dios le pidió a Abraham que sacrificara a Isaac (Hebreos 11:17). Al pasar su prueba a través de sus obras, Abraham nos dejó un testimonio a su descendencia y una tradición a nosotros, sus hijos. Vemos que la fe actuó justamente con sus obras, y por obras la fe se perfeccionó (Santiago 2:22).

En el Nuevo Testamento, vemos que el Apóstol Pedro también pasó por un zarandeo o prueba, una instancia es en Lucas 22:31-32. El Señor no consideró la caída de Simón Pedro y su negación de Él ncomo la prueba. Jesús sabía que habría un zarandeo / prueba, pero ya había orado por su regreso y que la fe de Pedro no fallaría. Si estás sucumbiendo a la prueba y no perseverándola, no puedes pasar a lo que Dios te está llamando.  “Porque aunque siete veces caiga el justo, volverá a levantarse; pero los malvados caerán en el mal.” (Proverbios 24:16). Pedro negó a Cristo, pero él se mantuvo fiel. Jesús ya declaró que la fe de Simón Pedro no fallaría. La prueba de Simón Pedro era volver para fortalecer a sus hermanos y no quedarse abajo y permanecer en el juicio.

Si te quedas abajo y crees la mentira que te ha dado el enemigo, no crees a Dios en Su Palabra.

Si te quedas abajo y crees la mentira que te ha dado el enemigo, no crees a Dios en Su Palabra. Dios te ha dado un entendimiento y una sabiduría que no pasa (Eclesiastés 3:14) El apóstol Pablo reprende a la iglesia de Corinto por tener una sabiduría humana que disminuye. HNO debemos poner nuestra fe en la sabiduría de la humanidados sino en el Poder de Dios. No debemos confiar y apoyarnos en nuestro propio entendimiento y perder la fe mientras estamos en medio de las pruebas. Porque Sus pensamientos no son nuestros pensamientos, ni vuestros caminos nuestros, dijo Jehová. (Isaías 55:8)  Debemos separar nuestro propio entendimiento y caminos (nuestra propia fe) de los caminos y pensamientos de Dios (la sabiduría de Dios que tiene Poder).

Debemos separar nuestro propio entendimiento y caminos (nuestra propia fe) de los caminos y pensamientos de Dios (la sabiduría de Dios que tiene Poder).

Un factor muy importante para tener fe en medio de las pruebas es saber que hay una obra que debe hacerse para completar la prueba. En Apocalipsis 3:8 Jesús dice, “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.” Es claro que Él está diciendo que hay un trabajo que debe hacerse. A través la fidelidad y trabajo (Santiago 2:22), recibimos una puerta abierta para superar y conquistar nuestras pruebas

Jesús nos dice que experimentaríamos pruebas y dificultades porque estamos en este mundo. Las pruebas y las dificultades vienen en nombre de la Palabra (Marcos 4:17). Esto significa que las pruebas y dificultades han llegado a probarte. La verdad de la Palabra que ha sido plantada dentro de ti como una semilla en el suelo (Lucas 8:11), ¿cómo reaccionará cuando lleguen los vientos o las pruebas? ¿Se mantendrá estable e inamovible? ¿O se irá rápidamente? No temas, Él también ha dicho que Él ha vencido al mundo (Juan 16:33), y tenemos la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo (1 Corintios 15:57). Endureced, no os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.(1 Corintios 10:13).

En conclusión, os dejo con un extracto de Orígenes, un padre ante Niceno: 

 Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud.” (Mateo 14:22). Para la multitud no podía ir al otro lado . . . Pero ¿cuál es el barco en el que Jesús obligó a los discípulos a embarcarse? ¿Es quizás el conflicto de tentaciones y pruebas en el que uno se ve obligado por la PALABRA, y al que uno va reaciamente, por así decirlo, todo porque el Salvador desea que sus discípulos reciban algún entrenamiento en este barco mientras es golpeado por las olas y el viento contrario? . . . Porque no es posible llegar al otro lado sin soportar las tentaciones de las olas y el viento contrario. Lo que las Escrituras siguientes el Apóstol Pablo escribió a la iglesia de Corinto.

1Corintios 15:58 “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”

Referencias:
Reina Valera 1960 Biblia Escrituras
rae.es
Orígenes: Espíritu y Fuego, Página 118

Keywords:
Prueba
Tribulaciones
Dificultades
Mantenerse fiel
Permanecer fiel
En medio de pruebas (dificultades)


Sé el primero en recibir artículos como este.


Comparte Ahora