Categories
Articles Articles (Spanish) ECF Article

Persecución

La persecución que sufrió la Iglesia Primitiva (antes del año 325d.C..) y el martirio de muchos es, por decir lo mínimo, aleccionador. La mentalidad de la Iglesia Primitiva hacia la persecución de la fe era un deseo apasionado de soportar alegremente cualquier tortura que sus perseguidores buscaran; a pesar de saber que no solamente eran inocentes de cualquier delito, sino que también eran inocentes de cualquier malicia hacia sus propios perseguidores. Reflejando sinceramente a Cristo, sus vidas verdaderamente ya no les pertenecían (referencia: 1 Corintios 6:19). La iglesia crecía a pesar de la intensa persecución y la amenaza del martirio. Es difícil imaginar ser verdaderamente perseguido por la fe, especialmente hasta el punto del martirio, pero Jesús dijo durante Su tiempo en esta tierra que nosotros, como Sus discípulos, experimentaríamos persecución por causa de la palabra (Marcos 4:17) y aquellos que pierdan su vida por causa de Él la encontrarán (referencia: Lucas 9:24). Si nos llamamos cristianos, no deberíamos sorprendernos cuando experimentemos persecución. Debemos abrazar la persecución y, de hecho desearla, debido a la perfección de nuestra fe que trae consigo.

Jesús advirtió a sus discípulos que esperaran persecución, porque Él fue perseguido. Él dijo,

“Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.  Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.” (Juan 15:18-20)

 Jesús también dijo a sus discípulos:

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” (Lucas 9:24) Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” (Mateo 5:10-12).

En los Salmos leemos

Estimada es a los ojos de JEHOVÁ es La muerte de Sus santos.” (Salmos 116:15).

El Apóstol Pablo, escribiendo a la iglesia, los exhorta a seguir su ejemplo piadoso y les recuerda que serán perseguidos por ser discípulos:

Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.” (2 Timoteo 3:10-12)

San Clemente, un Obispo del siglo I de la Iglesia Primitiva escribe lo siguiente:

Pero sin detenernos en ejemplos antiguos, vayamos a los héroes espirituales más recientes. Tomemos los nobles ejemplos proporcionados en nuestra propia generación. Por  envidia y celos, los pilares más grandes y más justos [de la Iglesia] han sido perseguidos y ejecutados. Pongamos ante nuestros ojos a los ilustres apóstoles. Pedro, por envidia injusta, no soportó uno o dos, sino numerosos trabajos y, después de haber sufrido el martirio, se fue al lugar de gloria que le correspondía. Debido a la envidia, Pablo también obtuvo la recompensa de la paciencia, después de haber sido siete veces arrojado en cautiverio, obligado a huir y apedreado. Después de predicar tanto en el este como en el oeste, ganó la reputación ilustre debido a su fe, habiendo enseñado la justicia a todo el mundo, y llegó al límite extremo del oeste, y sufrió el martirio bajo los prefectos. Así fue sacado del mundo, y entró en el Lugar Santo, habiendo demostrado ser un ejemplo notable de paciencia. (1)

San Clemente explica cómo los Apóstoles Pablo y Pedro, a través de soportar la persecución con rectitud y paciencia, fueron entonces dignos de la gloria de Dios y debemos usarlos como nuestro ejemplo.

 Cipriano, un Padre de la Iglesia Primitiva del siglo III escribe:

Además, si el Cristiano sabe y se mantiene firme bajo qué condición y qué ley ha creído, se dará cuenta de que debe sufrir más que otros en el mundo, ya que debe luchar más con los ataques del diablo. La Sagrada Escritura enseña y advierte, diciendo:

Hijo mío, cuando vengas al servicio de Dios, permanece en justicia y teme, y prepara tu alma para la tentación.“(Eclesiástico 2: 1, 4) y otra vez: “en el dolor, y en tu humildad ten paciencia; porque el oro y la plata se prueban en el fuego, pero los hombres agradables en el horno de la humillación.” (Eclesiástico 2: 5) (2)

Aquí Cipriano afirma que el Cristiano debe saber y entender que la persecución está en la naturaleza de nuestro caminar por el camino recto y angosto, y a mediante la paciencia en la persecución, somos probados y comprobados aceptables a Cristo.

Anteriormente mencioné que la Iglesia creció debido a la persecución. En su Historia de la Iglesia Cristiana (1958-1890), Schaff escribe:

La historia de la persecución por poderes hostiles; como por el judaísmo y el Paganismo en las primeras tres centurias, y por el Mahometismo en la Edad Media. Esta aparente represión de la Iglesia demuestra un proceso purificador, saca a la luz el heroísmo moral del martirio y por lo tanto, al final trabaja  para la difusión y el establecimiento del Cristianismo. (3)

Tertuliano, un padre de la Iglesia Primitiva del siglo II confirma que el crecimiento de la iglesia se debió a la persecución:

Cuanto más a menudo somos segados por ti, más en número crecemos;

la sangre de Los Cristianos es semilla. (4)

 Tertuliano afirma aquí que el martirio es en realidad el fundamento de la Iglesia. Podemos entender esto porque Jesús sacrificó su vida por todos nosotros al ir a la cruz y dijo que, si alguien más desea seguirlo, debe tomar su cruz y seguirlo (Lucas 9:23). Pablo siguió los pasos de Cristo cuando anunció” cada día muero ” (1 Corintios 15: 31). Pablo estaba reforzando que los seguidores de Cristo también están obligados a sacrificar nuestra vida (martirio) por la vida de los demás, creando así el fundamento de la Iglesia.

Lactancio, un Padre de la Iglesia Primitiva del siglo III explica con más detalle por qué la persecución causó que la Iglesia creciera:

Para que no fueran tan corrompidos por la facilidad como lo habían sido sus antepasados por la indulgencia, Su voluntad era que fueran oprimidos por aquellos en cuyo poder los puso. . .  Hay otra razón por la que Él permite que se lleven a cabo persecuciones contra nosotros: para que el pueblo de Dios se multiplique. Y no es difícil mostrar cómo o por qué sucede esto. En primer lugar, grandes números son expulsados de la adoración de los dioses falsos por su odio a la crueldad. . .  [Segundo,] alguien invariablemente deberá saber qué es lo bueno que se defiende hasta la muerte. ¿Qué es lo que se prefiere a todas las cosas que son agradables y amadas en esta vida?  Porque ni la pérdida de bienes ni la privación de luz, ni el dolor corporal, ni la tortura de sus órganos vitales pueden disuadir a los cristianos de ello. ¡Estas cosas tienen un gran efecto! Y estas causas siempre han aumentado especialmente el número de nuestros seguidores. (5)

En primer lugar, Lactancio explica que era la Voluntad de Dios que la iglesia fuera perseguida, para que no cayera en la corrupción y en una actitud laxa como sus antepasados, debido a una facilidad de vida. También explica que muchas personas se sentían atraídas por el cristianismo porque odiaban la crueldad que veían sufrir a los mártires por parte de sus perseguidores. La pasión en la que los mártires dieron sus vidas fue tan atractiva e inspiradora, porque si algo valía la pena dar sus vidas de una manera tan tortuosa, debe valer la pena investigar

Cipriano confirma la escritura de Lactancio’ anterior con respecto a la razón por la que Dios permite que los cristianos sean perseguidos:

El Señor ha deseado que su familia sea probada. Debido a que una larga paz había corrompido la disciplina que había sido divinamente entregada a nosotros, la reprensión Celestial ha despertado nuestra fe. Porque nuestra fe estaba resbalando y (podría decir) dormida. Aunque merecimos más por nuestros pecados, sin embargo, el Señor misericordioso ha moderado todas las cosas de tal manera que todo lo que ha sucedido ha parecido más una prueba que una persecución. (6)

Cipriano explica, de manera similar a lo que Lactancio declaró anteriormente, que Dios vio que la disciplina de Los Cristianos se había vuelto laxa (esta es la ‘paz’ que menciona), por lo que Dios permitió que las persecuciones y pruebas tuvieran lugar, para hacer que los cristianos se esforzaran por un camino más santo y justo.

La persecución que nosotros como cristianos debemos soportar no es sólo una persecución física que nos lleva a la muerte. De hecho, la persecución más importante que todos debemos soportar se refiere a un concepto espiritual mucho más profundo, las persecuciones en nuestra alma. Todos los deseos y tentaciones de este mundo, y los vicios de la carne son los que persiguen nuestra alma y en última instancia traen una distancia entre nosotros y Dios. El martirio Espiritual está hablando de renunciar a nuestros deseos, nuestra voluntad y nuestras pasiones, superando nuestros vicios para llegar a ser uno con Cristo. Esa es la verdadera muerte de uno mismo, la muerte de nuestra naturaleza carnal.

 Clemente de Alejandría confirma esto:

Hay una persecución que surge desde fuera, de hombres que asaltan a los fieles. . . Pero la más dolorosa es la persecución interna, que procede de la propia alma de cada hombre siendo atormentada por lujurias impías, y placeres diversos, y esperanzas bajas, y sueños destructivos. . . Más penosa y dolorosa es esta persecución, que surge de dentro, que está siempre con un hombre, y de la cual el perseguido no puede escapar; porque él lleva al enemigo por todas partes en sí mismo. . . Con tal persecución . . . busca la paz para ti mismo, Libérate de persecuciones prolongadas; Apártate de ellas al Evangelio; escoged ante todos al Salvador, al abogado y al Parácleto de vuestra alma, al príncipe de la vida. “Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (7)

Aquí Clemente afirma que la persecución más dolorosa es la concupiscencia de nuestra carne que perturba nuestra alma, y la única manera para que superemos esa persecución es volvernos completamente al Señor y permitir que el Señor tome el lugar de todos los deseos que son contrarios a Él. En otro lugar Clemente también escribe:

“Bienaventurados, pues, los pacificadores” (Mateo 5:9 S.) que han sometido y domesticado la ley que lucha contra la disposición de la mente, las amenazas de la ira, y los cebos de la concupiscencia, y las otras pasiones que luchan contra la razón; que, habiendo vivido en el conocimiento tanto de las buenas obras como de la verdadera razón, se restablecerá en la adopción, que es más querida… También son pacificadores, que enseñan a los que luchan contra las estratagemas del pecado a recurrir a la fe y a la paz.” (8)

Clemente compara la persecución de los santos con la guerra en nuestra mente carnal, que Pablo declara que está en enemistad (guerra) con Dios (Romanos 8:7). La mente carnal es el pecado en nosotros persiguiendo nuestra alma. Clemente también afirma aquí que los pacificadores son aquellos que vencen los vicios de esta carne y que enseñan a otros a vencer también la carne.

Arnobio, un padre de la Iglesia Primitiva del siglo III, escribe esta hermosa exhortación a la persecución y el martirio, y sus beneficios:

La amargura de la persecución de la que hablas es nuestra liberación y no nuestra opresión. Tu mal trato no traerá el mal sobre nosotros. Más bien, nos llevará a la luz de la libertad. (9)

 Él va a escribir:

Tus llamas, destierros, torturas y monstruos con los que rasgas en pedazos y destrozas nuestros cuerpos no nos roban la vida. Solo nos liberan de nuestra carne. (10)

Si estás siendo perseguido, sé alentado. En nuestro caminar cristiano debemos esperar persecución, no tener miedo de ella o huir de ella, sino desearla. La Iglesia Primitiva tenía la misma mente de que la persecución es lo que fortalece nuestro espíritu, el hombreinterior y nos conduce a través de la paciencia a la vida eterna con Cristo. La persecución es para el crecimiento de nuestra fe, nuestra prueba, y finalmente nuestra salvación. Jesús habló a Sus discípulos esta hermosa palabra de exhortación:

Estas cosas os he hablado para que en Mí tengáis paz. En el mundo tendréis tribulación; pero ten buen ánimo, he vencido al mundo.”(Juan 16: 33).

Siguiendo el ejemplo de Cristo, tomando nuestra propia cruz y soportando la persecución, también nosotros podemos vencer los vicios que persiguen nuestra alma y entrar en la gloria.

References:

1. San Clemente-La Primera Epístola a los Corintios

2. Cipriano-tratados VII Acerca de la Mortalidad

3. Historia de la Iglesia Cristiana, Vol 1, por Philip Schaff

4. Tertuliano-Apología 

5. Lactancio-Institutos Divinos, capítulo XXIII

6. Cipriano – Los Tratados de Cipriano, Tratado III

7. Clemente de Alejandría-Hombre Rico, Cap XXV

8. Clemente de Alejandría-Stromata, Libro IV

9. Arnobio- Contra los Paganos-Libro II

10. Arnobio- Contra los Paganos, Libro II

Todas las referencias bíblicas de la Santa Biblia: Reina Valera (RVR1960).



Share Now