Categories
Artículos VOH Artículos

Una cosecha de almas

Cuando piensas en cosechar, ¿en qué piensas? ¿Piensas en la parábola de la mala hierba? ¿Piensas en un cierto tiempo, una idea o un tipo de persona? Cosecha proviene de la palabra Griega therismos, y de acuerdo con la definición del Léxico de Thayer, habla de

“la reunión de los hombres en el reino de Dios”. 

Entonces, ¿cómo nosotros, como cosechadores, mensajeros del evangelio, nos preparamos para salir y recoger la cosecha? Esto sucede de múltiples formas, como el estudio y el ayuno intencional. Todo se reduce a tener un corazón para las almas. El objetivo principal no es llenar todos los asientos, sino traer sanidad a cada alma a través de la revelación de la Palabra.

Llenarse para poder llenar a otros

      Estudiar y reflexionar sobre la Palabra de Dios es mostrarse aprobado. Al mismo tiempo, tampoco queremos acumular nuestros talentos. Dicho esto, estamos llamados a hacer el trabajo de multiplicar el entendimiento de las Escrituras al difundir el evangelio. Jesús vino a traer un entendimiento de la letra, y no todos estuvieron de acuerdo con Él aquí en la Tierra. De la misma manera, el recolector debe atravesar cada situación con una paciencia inagotable.

2 Timoteo 4:5 “Pero en cuanto a ti, sé lúcido en cada situación [mantén la calma y la firmeza], soporta todas las dificultades [sin estremecerse], haz la obra de un evangelista, cumple [los deberes de] tu ministerio. “

Pablo está diciendo que las personas preferirían que les hicieran cosquillas en los oídos con ideas y creencias que sean convenientes para ellos (2 Timoteo 4:3), por lo tanto, se refiere a la importancia de mantenerse lúcido y soportar todas las dificultades sin importar lo que pueda traer en hablar la verdad (2 Timoteo 4:5). La verdadera palabra de Dios incomoda a la carne, pero restaura el corazón y la mente.

Ayuno Intencional

     El ayuno mata la carne y nos lleva a un estado de concentración en la voluntad del Padre. Nos enseña a recurrir a la guía del Espíritu Santo en todo lo que hacemos, especialmente cuando ministramos a otros. En el libro de los Hechos, Bernabé y Saulo (Pablo) fueron despedidos después de que estaban sirviendo al Señor y ayunando (Hechos 13:2). Fue después de esto que fueron enviados a hacer la obra que el Señor les había llamado a hacer.

Hechos 13:3 “Luego, después de ayunar y orar, les impusieron las manos [en aprobación y dedicación] y los despidieron [en su primer viaje]”.

“Sus manos”, según la definición de Word Study, también significa imponer las manos;

“La expresión se usó como símbolo del poder santivo”.

No solo estaban preparados, eran sensibles al escuchar al Espíritu Santo para guiar y dirigir su camino. El ayuno no solo es abstenerse de comer, también está echando abajo nuestras propias agendas, nuestro propio razonamiento y nuestras propias expectativas. Esto nos permite ser más sensibles al Espíritu Santo para guiarnos en cada decisión que tomamos. Queremos que el Espíritu Santo dirija cada conversación a un lugar donde puedan ocurrir avances reales y pueda tener lugar una verdadera sanidad.

Un Corazón Para Las Almas

     Todo lo relacionado con un cosechador circula en torno a un corazón por las almas y un corazón por la verdad. Todo el mundo busca respuestas sin importar su apariencia. Es el trabajo del cosechador identificar la necesidad del alma mientras refleja a Cristo en cada conversación. Estudiar las Escrituras y ayunar intencionalmente ayuda a la dirección al eliminar la carne de la ecuación y dejar que el Señor hable a través del recipiente. La gente tiene hambre de la verdad, quiere respuestas y nosotros tenemos respuestas para darles.

“El corazón del cosechador clama al Señor de la cosecha”. – Apóstol Michael Petro



Compartir Ahora